FRASES EN LA CALLE

unnamed

Y a quién se le ocurre pedir eso.

Pobre diablo, no sé qué asuntos turbios, que mal querer te obligó a  escribir en la pared esa sentencia tan desesperada y tan inútil.

Si fueras el último hombre de la tierra ninguna mujer se atrevería a borrarte, aunque fuera por aquello de que nunca se sabe.

Carme

Anuncios