LOUIS ARMSTRONG “SATCHMO” UNO DE LOS MÁS GRANDES DEL JAZZ DE TODOS LOS TIEMPOS

"Satchmo" en sus primeros tiempos

“Satchmo” en sus primeros tiempos

Hoy 6 de julio se cumplen 44 años que nos dejó uno de los más grandes del jazz. Quizás el más grande a nivel popular. Mucha gente conoce a Chet Baker o Charlie Parker pero muy poca gente no conoce a Louis Armstrong.
Era un gran trompetista y un vocalista excepcional, con una voz característica y singular que le identificaba perfectamente.
Nacido en Nueva Orleans en 1901 en el seno de una familia extremadamente pobre en un barrio marginal de la ciudad. Su relación con la música empezó muy pronto. Con catorce años ya tocaba la corneta y la trompeta en los cabarets nocturnos de Nueva Orleans. Fue contratado como solista en la orquesta de Kid Ory y más tarde la de Joe Oliver realizando giras en barco a lo largo del Missisipi.
Tenía 21 años cuando se trasladó a Chicago para actuar con la Creole Jazz Band. Allí empezó a destacar como solista creativo e innovador con su trompeta.

uno de sus discos más conocidos de la época dorada

uno de sus discos más conocidos de la época dorada

Fundó dos formaciones míticas en la historia del jazz “Hot five” y “Hot seven” iniciando grabaciones con ellas convirtiéndose en un clásico de la historia del jazz. En la misma época comenzó su andadura como solista vocal.
Tenía 25 años y ya era una figura del jazz, como trompetista y como vocalista. Fue uno de los primeros creadores del estilo vocal llamado scatting que consistía en simular un instrumento con la voz utilizando sonidos y palabras sin sentido. Dice la leyenda que se le ocurrió durante la grabación de “Heebie Jeebies” ya que, al caérsele la partitura al suelo, tuvo que improvisar.
Durante las siguientes dos décadas, en la época dorada de las Big Bands, estuvo tocando en Los Ángeles y Nueva York con la orquesta de Louis Rusell, hasta la decadencia de las grandes bandas a mediados de siglo.

publicidad de una de sus actuaciones en directo

publicidad de una de sus actuaciones en directo

Armstrong era un sobreviviente y renació dirigiéndose hacia su época más triunfal fundando una orquesta más pequeña, solo seis instrumentos, a la que llamó All Stars y por la que pasaron grandes nombres del jazz, como Jack Teagarden, Earl Hines o Trummy Young entre otros.
Personalmente, Armstrong, durante las décadas de los 50 y los 60 hasta su fallecimiento en el 71 realizó multitud de grabaciones y participó en más de treinta películas si bien en ningún caso como actor relevante.

El apodo por el que se le conoce en todo el mundo “Satchmo” procede de la forma peculiar de su labio superior deformado por la embocadura de la trompeta.
La carismática personalidad sureña de Armstrong y las características diferenciales que prodigaba en sus actuaciones en directo: la sonrisa, el sudor y el pañuelo provocaron en muchos aficionados un rechazo ya que consideraban que “Satchmo” se estaba convirtiendo en una caricatura racista de sí mismo. También fue criticado en algunos círculos por tocar ante audiencias segregadas y no tomar partido decidido por el movimiento por los derechos civiles. Le equiparaban a una especie caricaturizada de Uncle Tom.

Louis Armstrong y Ella Fitgerald, un duo sensacional

Louis Armstrong y Ella Fitgerals, un duo sensacional

A lo largo de su carrera, primero como trompetista y después como vocalista, siempre fue innovador con improvisaciones constantes y sofisticadas y al mismo tiempo melódicas. Con la voz hizo algo similar que con la trompeta, acortaba o alargaba las frases improvisando creativamente. Su voz llegó a convertirse en un referente mundial. Pocos cantantes pueden decir que solo con una frase un porcentaje enorme de gente de todo el mundo lo identifique sin vacilación. Armstrong tenía una voz y un estilo tan peculiar que consiguió esa meta.

En este video de una grabación en directo de 1956, se aprecia en toda su magnitud el estilo musical de Armstrong. Es una composición alemana que formaba parte de la obra musical “La ópera de tres centavos” con música de Kurt Weill y letra de Bertolt Brecht, la celebérrima “Mackie, el navaja”

En este segundo video, John Barry, el famoso compositor de bandas sonoras, nos regaló esta canción sensacional, para muchos (yo incluido) la mejor de todas las canciones que suenan en las películas de la saga de James Bond.
Satchmo la canta de maravilla y la canción es preciosa.

Anuncios