MICHAEL CIMINO O EL CINEASTA MALDITO

Cuando en mayo entré el post recordando la existencia de una enorme película digna de ser recuperada: “La puerta del cielo” de Michael Cimino, poco podia imaginarme que al autor le quedaban solo un par de meses de vida.

cimino-4
Hace poco me enteré de que, a primeros de julio, Cimino había fallecido. Creo que su muerte no tuvo demasiado eco en las noticies generales, solo lo tuvo en las publicacions específicas sobre cine. No era una persona querida ni admirada, al contrario, se le puede considerar un ejemplo paradigmático de cineasta maldito. No obstante, para algunos entre los que me incluyo, sus pocas películas (solo siete largometrajes en 24 años) fueron importantes constituyendo un símbolo de la resistència de un tipo de cine que, lamentablemente, ha perdido la batalla frente al cine infantilizado y palomitero que nos invade desde finales del siglo pasado.

 

cimino-7

El cine Borrás en los años del blanco y negro

cimino-6

Así era una entrada de cine

 

 

 

 

 

Mi relación personal con el cine de Cimino empieza con una situación curiosa e insòlita. Una noche de principios de los ochenta se anunció la proyección única y especial de “La puerta del cielo” en la pantalla de uno de los cines históricos del centro de Barcelona: el cine Borrás de la plaza Urquinaona, posteriorment transformado en teatro. La sorpresa la tuvimos al entrar en el cine y encontrar que estaba cerrado. En el vestíbulo habían cuatro persones más esperando y un responsable de la sala, quizás el dueño, que pretendía no abrir el cine si no había, como mínimo 10 espectadores. Faltaban pues 2 más. Después de una negociación, aceptó abrir y pudimos ver la película sin más inconvenientes. Ya teniamos conocimiento de los problemes que había tenido la película de Cimino en los cines americanos. Una película carísima y que tocaba un tema vidrioso, la emigración y las luchas internas entre los colonos aposentados y los campesinos inmigrantes que resultaron masacrados por pistoleros profesionales. Un drama que ocurrió realmente en el Wyoming de 1870.

El fracaso económico de “La puerta del cielo” fue la excusa de las grandes productoras para arrebatar el creciente poder que habían obtenido los principales directores durante las décadas sesenta y setenta. Scorsese, Coppola, Friedkin e incluso Spielberg, entre otros, sufrieron un cambio de status importante. En realidad lo que ocurrió fue un reflejo del cambio substancial en la sociedad norteamericana de principios de los ochenta. El 20 de enero del 81 se inició la presidencia de Ronald Reagan y todo cambió. Las productores, el cine en realidad, se anticiparon al cambio.

 

cimino-5

cimino-3

 

 

Michael Cimino quedó muy tocado por las alternativas de su película. Cinco años después rodó otra gran película “Manhattan Sur” que también fue un fracaso comercial a pesar de su calidad. “Manhattan Sur” es el último eslabón del tríptico que, sobre la historia americana del siglo XX, construyó Cimino. “El cazador” y “La puerta del cielo” son los otros dos.
En 1998, Cimino rodó su última película, “Sunchaser” también con nulo éxito de taquilla. El número de sus proyectos sin continuidad es elevado. Físicamente fue cambiando notablemente adquiriendo un aspecto andrógino que no le abandonaria hasta su muerte.

cimino-2

 

En los títulos de crédito de “El cazador”, Cimino incluyó la “Cavatina” de Stanley Myers. En este vídeo se puede apreciar la interpretación de John Williams con la guitarra acústica.