LA MUJER harta del HOMBRE ENAMORADO … y van tres !

‘ Las interminables noches de verano, tan luminosas y abiertas, cuando nos deslizábamos entre distintos bares y cafés de distintos bares en taxis negros, solos o con otros, cuando la embriaguez no era amenazante ni destructiva, sino una ola que nos elevaba cada vez más alto, empezaron lenta e imperceptiblemente a oscurecerse, como si el cielo se pegara a la tierra, lo ligero y lo efímero tenían cada vez menos margen de maniobra, algo empezó a llenarlo y a mantenerlo aplastado, hasta que la noche por fin se quedó quieta, una pared de oscuridad que descendía por la tarde y se levantaba por la mañana, y de repente resultó imposible imaginarse la ligera noche de verano que se lanzaba de un lado para otro, como un sueño que en vano intentas recuperar al despertarte por la mañana’

‘Un hombre enamorado’ de Karl Ove Knausgard

Me pasa lo mismo a mi contigo que a ti con tu amor, tu vida y tu rutina, mi querido Karl Ove Knausgard…

La ambivalencia forma parte de nosotros mismos y entiendo que me la expliques como haces y, aún ahora, consigues conmoverme. Pero Karl Ove, por Dios!, salte un poco de en medio y déjame ver a Linda y a Geir y a Vanja…

A veces recuerdo que este magno proyecto de más tres mil páginas,  ¡ TRES MIL!, se llama ‘ MI LUCHA’ y me pregunto si tu lucha es tu vida o tu pesadez o las dos cosas. A medida que va transcurriendo se va espesando y aparece tu magma como un espiral que se cierra y espesa. Quizás esta es la cosa…

Me gustó conocer a tu padre, te vi de niño, me quedé muy sola cuando acabé tu libro anterior. Pero ahora, de ‘Hombre enamorado’, a veces, a menudo, eres terriblemente fatuo y no te creo y me aburre llevarte a cuestas todo el verano.

Ya sólo nos quedan ciento cincuenta páginas juntos y, o cambias de rollo, o acabaré tirándote a la basura y no hablaré más de ti, ni mi perra tampoco.

Anuncios